Empleada de hogar y evaluación del desempeño

Las empleadas de hogar, como cualquier otro trabajador, deben o deberían someterse a una evaluación de desempeño. Esta evaluación tendría como objetivo mejorar la relación laboral y personal entre empleador y la empleada de hogar.

Para ello será preciso que también estemos dispuestos a escuchar el punto de vista de la empleada de hogar para poder aclarar o modificar determinadas situaciones que para ella no son adecuadas o correctas.

El poder exponer los puntos sobre los que creemos que se puede mejorar nos llevará a una mayor satisfacción en el resultado sus tareas, puesto que muchas veces tanto una parte como la otra calla por miedo a situaciones incómodas o “presuntas represalias”, en un caso de malas caras o que no vayan a tener la diligencia adecuada atendiendo a nuestros pequeños y en otro por miedo a ser despedidas o enfado del empleador. Pero en cambio si ambas partes son conocedoras que un par de veces al año se sentarán a dialogar sobre la evolución en el desempeño de las funciones y puntos a mejorar, la relación será más sana y el resultado favorecerá a ambas partes.

Temas sobre los que reflexionar o a analizar sobre el desempeño de nuestra empleada de hogar:

1-Relación con todos los miembros de la familia.

En ocasiones la empleada, según las funciones que realice en el hogar y los miembros de la familia, puede que no tenga la misma relación cordial con todos ellos.

Un ejemplo puede ser, en ocasiones las empleadas de hogar filipinas suelen evitar el contacto y la relación con los miembros varones de la familia por un tema de respeto y cultural, pero en realidad para nuestra cultura es siempre mejor que la relación sea por igual entre hombres y mujeres.

En otras ocasiones se puede dar la situación de que la empleada de hogar muestre alguna preferencia hacia los niños más pequeños de la familia.

2-Puntualidad

Si la puntualidad de nuestro servicio doméstico no es correcta es preciso comunicarle la necesidad de cumplir su horario ya no sólo es su obligación sino porque también afecta en las obligaciones que nosotros debemos cumplir personal o profesionalmente.

3- Grado de satisfacción sobre la limpieza y la plancha en el hogar

Si no estamos contentos con el ritmo de trabajo, es decir, que no se terminan las tareas encomendadas o bien no se hacen con la profundidad y detalle que deseamos, será preciso comunicárselo a la empleada de hogar y así también ella podrá dar su opinión.

4- Evolución en preparación de platos en la cocina y valoración de iniciativa .

La cocina en muchas casas es el talón de Aquiles de muchas empleadas y es uno de los puntos en los que el empleador suele tener que invertir más tiempo a enseñar que tipo de platos y como les gustan a su familia. La idea es que a pesar de que tengamos que invertir un tiempo para que aprenda como queremos las cosas en casa, pasados unos meses veamos una evolución de nuestra empleada de hogar.

5- Actitud Empleada Hogar

Tan importante puede ser el hacer bien las tareas como la actitud que tiene la empleada al realizarlas. En ocasiones puede que nuestra empleada no sea la mejor que hemos tenido pero la actitud en aprender, en querer hacer las cosas a nuestro gusto, en querer mejorar día a día, pesan más que la superempleada que cuando le das la más mínima indicación pone mala cara.

A muchos nos cuesta tener que estar avisando o llamando la atención a la empleada de hogar sobre tareas que no ha realizado correctamente o simplemente no las ha hecho por miedo de que nos ponga caras largas durante varios días. Por esto hay que saber transmitir a nuestra empleada de hogar que para nosotros es tan importante lo que hace como la actitud al realizarlo.

6- Revisión sueldo, horarios y vacaciones

Para finalizar tenemos que tener en cuenta no sólo las obligaciones de nuestra empleada sino también sus derechos y las modificaciones que puedan afectar a los mismos.

Sueldo empleada hogar: las revisiones salariales se suelen realizar una vez al año y deberán tener en cuenta la evaluación realizada sobre el despeño. También pueden hacerse revisiones salariales cuando hay un cambio en las funciones de la empleada, ejemplo: nacimiento de un bebe en la familia que deberá atender.

Los incrementos pueden realizarse aumentando una cantidad en sus sueldo mensual o bien hay empleadores que les añaden una paga extraordinaria al año.

Horarios empleada hogar: deberemos indicar con tiempo a la empleada cualquier cambio de horario en su jornada, ya que puede ser que no lo pueda realizar o bien que suponga un incremento o descenso del sueldo que percibe.

Vacaciones empleada hogar: es preciso acordar las vacaciones con la empleada, ya que también puede ocurrir que la precisemos en Agosto como interna y ella por circunstancias familiares no nos pueda acompañar.

En conclusión, para mejorar y optimizar el trabajo de nuestra empleada de hogar, será preciso mantener la comunicación con la misma y poder evaluar su desempeño.